Publicado 22.03.2019 |

Este nuevo liderazgo tiene cinco dimensiones que componen la totalidad de su aplicación integral. Cinco extremos componiendo una mano que se estrecha, que acaricia, que se ofrece franca al servicio y que toma la mano del otro para invitarlo a transitar un proceso de transformación vital y necesario: derivando en la elevación del espíritu humano. Tales dimensiones conllevan al desarrollo personal en un sentido ético, social, relacional y trascendente. 
Este inédito liderazgo comienza a gestarse desde las entrañas mismas de la humanidad, brega por la paz y comprende que ésta es el fruto del orden de los afectos hacia el prójimo. Cuenta siempre con una reserva de reflexión ante los graves problemas que amenazan o afectan directamente a las personas más vulnerables.  
Estamos hablando de un liderazgo compasivo pero a la vez poderoso en su impacto final; que ayude a vivir mejor, con un exquisito respeto por la diversidad y la imperfección del otro. Un liderazgo sostenible que aprende y construye bien común presente y futuro. Tales dimensiones son:
1. Autoliderazgo
El verdadero heroísmo es la victoria sobre uno mismo, reza un antiguo adagio indicando la génesis de la real potencia de todo gran líder: su autoconocimiento y  autocontrol. Un liderazgo sustentable es un despliegue holístico  basado en el potencial de las personas e invita a liderar nuestra mente, espíritu y cuerpo.
Esto se logra desarrollando un gran sentido de la autoevaluación y la autocrítica llevándonos a instalar valores insoslayables impregnando cada toma de decisión. Tal práctica hace que el auténtico líder resalte por su autoridad moral y la confianza que regala e inspira a sus seguidores.
Llegar a gestionar eficazmente mis pensamientos y emociones implica dejar de lado miedos y debilidades y ésta es una tarea atemorizante, porque nos aleja de nuestra zona de confort. Este viaje que no tiene final, nos beneficiará para obtener una autoestima saludable y un ego regulado, estando mejor preparado para nuestros momentos de gloria, ya que el éxito personal, es directamente proporcional a la imagen que tenemos de nosotros mismo.

2. Conciencia
Esta dimensión calibra el carácter del líder porque lo hace plenamente consciente del impacto de sus acciones y decisiones. Lograr un nivel de conciencia superior en el aquí y ahora me permite obtener una mirada más abarcativa, con una mente callada y sin caos. Un líder se sustenta en sus valores y creencias más íntimas. Desplegar esta capacidad debe permitirme aprender y crecer como persona, porque hablar de liderazgo significa hablar de la vida. Quiere decir que más importante que el Qué y el Cómo es comprender el Quién del líder; un verdadero viaje al centro de su alma. Un líder sustentable vive desde adentro hacia afuera.
Debemos librar batallas diarias contra los deseos y preferencias superficiales de nuestro Ego y encontrar la verdadera esencia de nuestro Ser. El Ego nos saca del presente y no nos deja transformarnos en los seres de luz que somos.
Busquemos el silencio porque sólo allí podemos enfocarnos en el presente y descubrir quiénes somos e ir tras un propósito más allá de nosotros mismo. Este propósito nos trae permanentemente al presente que es el enemigo del Ego. La calidad de nuestra conciencia estará determinada por nuestro grado de presencia.
Tal práctica nos permitirá crear conciencias, instalar hábitos, pregonar valores y desarrollar líderes, función basal de un liderazgo multiplicador.

3. Lenguaje
A las palabras se las lleva el viento, reza el dicho pero, muy por el contrario, causan un tornado de emociones en el otro.
Comprender el poder de las palabras,  le otorgará al líder sustentable, la llave para abrir el corazón de cada persona que desea influir y transformar positivamente.
Se debe elegir cuidadosamente cada palabra a utilizar, adecuada a la persona, su contexto y su momento, cual cirujano elige sus instrumentos para una delicada intervención.
Para ello debo utilizar palabras positivas, honesta  y poderosas, que destaquen valores y contengan significado. Son aquellas palabras que dejan huellas en el alma, las que transforman vidas.
Numerosos estudios de la Psicología Positiva y la Neurociencia confirman que utilizar palabras positivas mejoran nuestra relación con nosotros mismos y con el prójimo. Nuestra historia personal se construye en base al lenguaje que utilizamos, es decir , que nuestra personalidad será el reflejo de nuestro discurso y de la calidad de las palabras que utilicemos.

4. Influencia
Liderazgo es influencia, de esto no hay dudas; por ello los lideres deben saber que su posición social o autoridad formal nada más les permite dar órdenes y, como resultado, conseguir un consentimiento material y sin sustento: sólo obtienen trabajo de las personas. 
Esto demuestra un ejercicio de poder sin autoridad; allí no hay esfuerzo supremo para lograr resultados superlativos. Con ello debemos concluir que las personas que desconozcan la verdadera naturaleza del poder productivo, tienden a abusar de él.
Pero si nos concentramos en interesarnos en las verdaderas necesidades de nuestro prójimo, obtendremos la argamasa indispensable que es la confianza. Así estoy en condiciones de influir y, con una alta reputación, (confianza - respeto - admiración) obtendré el santo grial del desarrollo personal para mejorar la vida de otros tanto personal como profesional. 

5 Compromiso
Esta dimensión consolida y confirma todas las anteriores para el completo y efectivo despliegue de un liderazgo sustentable de gran impacto. Para ello, el nuevo líder debe desarrollar altos niveles de empatía con cada persona con la que se relaciona para hacer más comprensiva y efectiva su tarea. Otra característica primordial es la compasión que implica empatía con acción: veo un problema, me conmuevo y asumo el compromiso de trabajar para poder revertirlo. 
Observar, reflexionar y sentir son las fases indispensables que nos conectan con nuestra humanidad y las generaciones futuras.  Esta práctica consciente posibilitará un  grado de involucramiento mayor que el ejercido hasta entonces. Nos invita a integrar inteligencia y emoción en cada conflicto. 
Un Liderazgo Sustentable tiene que ver con todo lo que ofrece y practica: sus valores, el grado de compromiso con la gente, el clima laboral que genera,  su coherencia y, sobre todo, su actitud íntegra. Es la concepción holística de una aplicación transversal que se derrama y difunde en cada práctica, en cada tarea, en cada palabra y en cada toma de decisión. 
Claudio Rodríguez Agüero
Autor del libro: El Liderazgo Sustentable, Ed. Edicon - CABA (Argentina)